Economía Naranja: Desarrollo y empleos para Latinoamérica

Innovación, creatividad y cultura componen la fórmula maestra del desarrollo económico en América Latina

Economía Naranja: Desarrollo y empleos para Latinoamérica

Por fortuna, estos ingredientes hacen parte innata de los habitantes de países como Colombia, Brasil, Argentina, Chile y Venezuela. En estos lugares, el valor que se le otorga a las ideas novedosas y al reconocimiento de las industrias culturales, empieza a ser el principal impulso para generar riqueza y oportunidades en la región.  

La ‘Economía Naranja’ consiste en destacar el valor de la creatividad y el talento de la herencia cultural de una región, potenciando ideas, bienes, emprendimientos y servicios fundamentados en la propiedad intelectual y los cuales son pensados como solución sostenible para un país o región. Según lo define el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), esta economía comprende un conjunto de actividades que opera como economía de escala y permite que las ideas se transformen en bienes y servicios cuyo valor puede estar basado en la propiedad intelectual.

Este sector es uno de los más dinámicos y con mayor crecimiento en América Latina, puesto que se ha consolidado como motor de desarrollo basado en el talento local. Entre las áreas que conforman la industria de la economía naranja se encuentran: arquitectura, publicidad, diseño, literatura, artes escénicas, contenidos digitales, artes visuales, música, cine, radio, televisión, patrimonio cultural y conocimiento tradicional. Todos estos mercados explotados y dirigidos hacia el desarrollo de una comunidad suponen no solo un formidable empuje económico para la región o país donde se ejecuten, sino que además, brindan la posibilidad de generar empleos dignos para la población joven.  

 6.1% de la economía mundial depende de la Economía Naranja

En 2015 las industrias creativas y los emprendimientos realizados en Latinoamérica crearon más de 1,9 millones de empleos y tres veces el PIB de Panamá. Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo, en América Latina y el Caribe se identifican más de 400 innovaciones tecnológicas de alto impacto social dentro del sector de las industrias creativas. Las innovaciones van desde desarrollos digitales y creación de software hasta diseño de indumentarias inteligentes y artesanía.

De acuerdo a información del BID, el 6.1% de la economía mundial depende de estas creaciones intelectuales. Si esta economía se comparara con la de un país, sería 20% más grande que la economía de Alemania y la novena potencia mundial del planeta. Las exportaciones de estos bienes y servicios en el mundo duplican los envíos de petróleo procedentes de Arabia Saudita y los empleos que se generan a partir de ésta, superiores a 140 millones de plazas laborales.

Todas las actividades que comprendan una labor creativa, innovadora, cultural y sostenible, hacen parte de la Economía Naranja. Desde soluciones y aplicativos móviles que promueven la cultura colaborativa, hasta la exportación de productos audiovisuales en donde China se encuentra como principal comprador. Solo en Colombia las industrias culturales aportan el 3,3% de la economía del país y generan el 5,8% del total del empleo. 

Las industrias creativas representan el 3,4% del comercio mundial. En Asia esta industria produce 743.000 millones de dólares anuales, en Europa 709.000 millones y en Norteamérica 622.000 millones. Pese a que América Latina se encuentra por debajo de estas cifras con 124.000 millones de dólares anuales, se considera que la región ha empezado ha consolidarse en este aspecto ya que cada día cientos de ideas innovadoras empiezan a materializarse.

 

LatinAmerican Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Marcela Peñaloza

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…