¿Por qué Venezuela otorgó licencia de explotación de gas a una petrolera rusa?

La decisión del Kremlin de restructurar la monumental deuda que el país latinoamericano tiene con Moscú alivió el sofocado panorama económico de Maduro

 

Las relaciones entre Rusia y Venezuela parecen ser cada vez más sólidas y estratégicas. Ahora, Venezuela asignó licencias de gas para desarrollar dos campos en medio del mar, al gigante petrolero ruso, Rosneft. El comunicado con el que la petrolera oficializó la concesión, indica que el presidente Nicolás Maduro "otorgó la Licencia de Exploración y Explotación de Gas No Asociado a la estatal petrolera rusa para el desarrollo de los campos Costa Afuera Patao y Mejillones, ubicados al norte del estado Sucre, por un periodo de 30 años para la exportación de Gas Natural Licuado".

 

Esta licencia se convierte en una alianza fundamental para la petrolera estatal venezolana PDVSA y las inversiones en el país. PDVSA es responsable del 96% de las divisas del país y en agosto pasado recibió 6.000 millones de dólares de Rosneft, por concepto de adelantos de suministro de petróleo venezolano desde el 2017 hasta 2019, y aunque el mes pasado se restructuro la deuda que Venezuela tiene con Rusia, estos 6.000 millones de dólares no entran en el acuerdo.

 

La firma del acuerdo se llevó a cabo en Caracas, donde participaron el mandatario Nicolás Maduro y los presidentes de PDVSA y Rosneft, Manuel Quevedo e Igor Sechin, respectivamente. Aunque no se conocieron más detalles respecto al pacto en materia energética y de gas, el Ministerio de Petróleo manifestó en un texto que “con el ortorgamiento a la principal compañía rusa de hidrocarburos de esta licencia para la exploración y explotación de los campos Mejillones y Pataos que forman parte del proyecto Mariscal Sucre, Venezuela continúa forjando relaciones estratégicas cónsonas con los intereses del país".

 

Entre concesiones y más deudas

 

La concesión de las explotaciones de gas para Rosneft es vista con escepticismo por algunos expertos, quienes no consideran que esta noticia sea una buena señal para la economía del país, dado que el acuerdo inicia con una deuda venezolana con Rosneft de 6.000 millones de dólares. De acuerdo con el economista y exdirector de PDVSA, José Toro Hardy, la petrolera estatal tiene deudas incluso con Cuba, país a quien le ha suministrado enormes cantidades de petróleo. “Hasta tiene retrasos (de pagos) con Cuba, a la que ha venido suministrándole petróleo. Para sorpresa, el Estado venezolano tiene una gran deuda y para pagársela ha tenido que entregar el 49% de su participación accionaria en la refinería de Cienfuegos. ¡Esto es insólito!”, indicó el economista para el periódico venezolano, El impulso.

 

Desde hace 15 años PDVSA sufre serios problemas operacionales propiciados por un paro general que terminó con el despido de 20.000 trabajados. Desde entonces, la producción de petróleo ha venido cayendo. En 1999 se extraían 3,2 millones de barriles de petróleo, hoy la cifra apenas alcanza los 1,9 millones, lo que significa que ha reducido su producción en un 40%. Las refinadoras trabajan a media máquina, ya que aunque pueden procesar 1.3 millones de barriles por día, solo refinan 450.000. Según declaraciones de Hardy, la industria petrolera en el país que cuenta con el 20% de las reservas de petróleo en el mundo, está cayendo dramáticamente. En noviembre la producción de petróleo en Venezuela solo alcanzó los 118.000 barriles, y se calcula que el total entre enero de 2016 y diciembre de 2017, no supera los 830.000 barriles.  

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo

Copy edited by Laura Rocha Rueda

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…