Tres claves para entender la polémica reforma de pensiones en Argentina

Miles de personas se tomaron las calles de Buenos Aires, Argentina, para protestar contra una nueva polémica ley de pensiones aprobada por el Congreso, la cual pretende cambiar la forma de calcular las jubilaciones, para reducir el déficit fiscal. Pero lo que empezó como una jornada de manifestaciones pacífica, terminó convertido en una batalla campal que hasta ahora deja un saldo de más de 160 heridos.

 

Según cifras presentadas por órganos oficiales de Argentina, más de 70 ciudadanos y 88 policías habrían resultado heridos durante enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes que acudieron a la Plaza del Congreso en rechazo de la reforma. Otros 61 habrían sido detenidos por hacer uso de morteros y piedras en medio de las manifestaciones contra de la ley que fue aprobada este martes 19 de diciembre con 128 votos a favor y 116 en contra, pero ¿en qué consiste exactamente esta controversial reforma?

 

Reducción de las pensiones  

 

En Argentina, hasta ahora, el sistema de actualización de jubilaciones se realizaba de manera semestral y estaba basado en un 50% por la recaudación tributaria y un 50% por el promedio del aumento de salarios. La nueva medida propone realizer una actualización trimestral y el cálculo estará basado en un 70% por la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y en 30% por la evolución de los salarios. ¿Qué significa esto para los ciudadanos? Que habrá una reducción de las pensiones para unos 17 millones de argentinos y los jubilados tendrán que afrontar una pérdida de poder adquisitivo, con la cual el Gobierno argentino pretende ahorrar una cifra superior a 3.500 millones de dólares.

 

Con esta nueva forma de calcular, los jubilados afrontarían una reducción durante marzo de 2018, donde no se otorgará un aumento semestral del 12%, sino del 5,7%. Sin embargo el Gobierno argumenta que no habrá reducción, ya que lo que se pretende es proteger a los jubilados de la inflación del 20%, la cual se ubica como la segunda más alta de Latinoamérica, por debajo de Venezuela.  

 

Modificaciones en la edad de jubilación

 

La reforma impulsada por el presidente Mauricio Macri, también propone elevar la edad mínima de jubilación, pasando de los 65 a los 70 años en hombres y de los 60 a los 63 años en las mujeres. Esta reforma afectará a pensionados, trabajadores registrados que reciben ayudas del Estado por programas de maternidad, educativos, asistencia por ser cabeza de hogar o auxilio por desempleo.

 

¿Por qué el Gobierno impulsa la reforma?

 

Argentina cuenta con una importante red de asistencia para los ciudadanos, que brinda protección a madres cabeza de hogar, desempleados, trabajadores que ganan menos del mínimo, estudiantes y jubilados. Sin embargo estos beneficios se convierten en una carga significativa para el Estado y fue así como el pasado 30 de octubre durante una reunión entre empresarios y el presidente de la nación se decidió iniciar una conversación para reformar el sistema de jubilaciones el cual se consideró insostenible e irregular. A criterio del Mandatario, y según lo cita un medio local, poco menos del 40% de los gastos anuales de la seguridad social se cubren con fondos derivados de impuestos.

 

De esta manera, el polémico proyecto que pretende implementar el gobierno de Macri, busca incrementar los montos de manera trimestral en lugar de semestral, en base a la inflación mensual y el salario promedio de los trabajadores registrados. Para el oficialismo del país, esta propuesta no afecta a los jubilados, sino que por el contrario los beneficia al protegerlos de la inflación. Sin embargo los opositores y ciudadanos que rechazan la medida, insisten en que la reforma es un golpe directo para la población más vulnerable de la sociedad.   

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…