La agenda de Macron tiene un buen inicio

El presidente francés, Emmanuel Macron, tiene un largo camino para restaurar el optimismo económico. Sin embargo, las elecciones legislativas le otorgaron a su partido, el LREM, un impulso

El presidente francés, Emmanuel Macron, tiene un largo camino para restaurar el optimismo económico. Sin embargo, las elecciones legislativas le otorgaron a su partido, el LREM, un impulso

La agenda de Macron tiene un buen inicio  

El 18 de junio puede ser un día histórico para política francesa. La segunda vuelta de las elecciones legislativas se llevarán a cabo el siguiente domingo y si los resultados de la primera vuelta son confiables y las predicciones, correctas, el partido de Emmanuel Macron, La République en Marche (LREM), conseguirá una incuestionable mayoría en el parlamento. Luego de los prometedores resultados de la primera vuelta (con el 32.2% de los votos, a pesar del abstencionismo) el LREM conseguirá 400 o más curules de las 577 que componen la Asamblea Nacional.

Si las elecciones del domingo salen como predicen los analistas, Francia podría presenciar otra sorpresa política (la primera, la elección de Macron). Es increíble que el partido LREM se creara en abril del 2016 y que sus integrantes no tengan experiencia política. Esto parece ser la cualidad que más buscan los votantes. La posibilidad de tener una mayoría en la asamblea es una muestra de confianza hacia la administración Macron y sus reformas. Con esta mayoría, el gobierno de Macron podría ser unos de los Gobiernos más efectivos en las historia reciente de Francia.

En la agenda del mandatario hay varias reformas haciendo fila, todas dirigidas a una mejoría en la economía. Con estas, Macron pretende simplificar las leyes laborales (como medida para disminuir el desempleo), facilitar las regulaciones empresariales, mejorar el sistema de pensiones y recortar los impuestos a las corporaciones. De acuerdo con su plan de inversión, Macron espera enfocarse principalmente en reformas educativas y medioambientales. El resto del plan de presupuesto irá a los sectores agrícolas, de salud, infraestructura y servicios. Todo esto podrá ser efectivo con la Asamblea Nacional del lado del presidente.

Junto con las propuestas económicas que Macron quiere para Francia y su partido manejando la Asamblea, podría aumentar los tratados comerciales y fortalecer la Unión Europea. El presidente más joven en la historia gala ha sido claro sobre sus intenciones: apoyar más acuerdos entre la Unión Europea y Latinoamérica y Asia (a diferencia de su oponente en las elecciones Marie Le Pen).

Sin embargo hay mucho que decir sobre las condiciones que rodearon la primera vuelta de las elecciones legislativas. Más del 50% del censo electoral se abstuvo de votar. Jean-Christophe Cambadelis, líder del Partido Socialista (uno de los principales perdedores de la jornada) mostró sus preocupaciones por la conformación del parlamento. "No es sano ni deseable para un presidente que solo obtuvo el 24% de los votos en la primera vuelta (...) que se beneficie de un monopolio de la representación nacional" aseguró Cambadelis.

Mientras Cambadelis parece intentar conseguir votos hablando sobre el peligro de un gobierno de un solo partido, no hay duda de que Macron tendrá una ventaja en comparación a gobiernos anteriores. Si no logra manejar esta ventaja, esto podría resultar en aumento en la corrupción y en las prácticas políticas inadecuadas. Pero si logra buenos resultados, hay posibilidades de una administración próspera y fluida.

 

Latin American Post | Juan Sebastián Torres 

Translated by Santiago Gómez Hernández 

Copy edited by Susana Cicchetto

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…