Llena de magia tu biblioteca con estas novelas gráficas latinas

¿Quién dice que la novela gráfica no tiene representación femenina? Aquí te presentamos algunas obras que no podrás dejar de leer

Llena de magia tu biblioteca con estas novelas gráficas latinas

Algunas personas consideran la novela gráfica un género literario. Para otras, como la ilustradora mexicana Alejandra Espino en entrevista con el periódico Milenio, "es una disciplina en si misma que tiene elementos literarios y visuales".

Tanto en América Latina como en otras partes del mundo, la novela gráfica es una propuesta artística que cada día está ganando más espacio. Las artistas latinas también se han destacado por sus obras visuales y sus historias, algunas muy divertidas, otras mucho más tristes o conmovedoras. Por eso, a continuación te presentamos algunas que deberías leer.

Diario de un solo, Catalina Bu

Esta es una historieta de la chilena Catalina Bustos, también conocida como Catalina Bu, publicada en 2017. La obra es una exploración muy realista y divertida sobre la soledad y la vida cotidiana, que cuenta la historia de un joven que vive solo en la ciudad.

Este es un libro que “nos permite vernos y leernos a nosotros mismos en cada hoja. Trata con finísimo humor y una gráfica envidiable los temas que tocan a ese pequeño “solo” que todos llevamos dentro”, se explica en el prólogo de Alberto Montt.

Según Bustos en entrevista con Velvet, esta es una obra que se inspira un poco en su vida, “un poco de historias de otras personas, cosas que exagero y otras que invento, me inspiré un poco en mi experiencia viviendo sola, no sabiendo muy bien cómo hacer las cosas”. Aquí podrás encontrar desde historias del día a día de este personaje sin nombre hasta gráficas, con las que todos podríamos sentirnos identificados.

Iguana Lady, Isabel Quintero

Iguana Lady es una novela gráfica de la escritora mexicana-estadounidense Isabel Quintero y del ilustrador y caricaturista mexicano Zeke Peña, publicada en 2018. La obra se constituye como una "biografía en viñetas" de Graciela Iturbide, una de las fotógrafas más importantes del país azteca.

Según Xataca Foto, Iguana Lady "recoge la historia y las fotos de una artista que lleva casi cinco décadas de producción fotográfica diseccionando los ritos y costumbres ancestrales mexicanos y creando algunas de las imágenes más icónicas de su cultura".

Esta obra también es una reflexión sobre el oficio de ser artista, según RTVE. El mismo medio explica que este es un libro en el que se "logra captar la belleza plástica de la fotógrafa mexicana, a la vez que constituye un apasionante recorrido por su vida y su búsqueda de la verdad, que plasma en cada una de sus instantáneas. Y tiene mucho de poético, tanto en lo literario como en lo visual".

Virus Tropical, Paola Power

En 2017, se estrenó la película animada Virus Tropical, basada en la novela gráfica homónima de la colombo-ecuatoriana Paola Gaviria, también conocida como Paola Power. Este es un libro que fue publicado en 2009, "en el que ella relata de forma autobiográfica todos los devenires que vivió en su niñez y adolescencia entre Quito y Cali" en los años 80 y 90, se explica en la página oficial de la cinta.

En entrevista con Radiónica, Paola Power afirmó que esta es una obra con el que la gente podría sentirse identificada, "a pesar de que no haya vivido en Cali o en Quito o no sea mujer, hay situaciones por las que todos recorremos que nos conectan con el otro".

Esta es una propuesta que además aborda varios temas que dan cuenta de la realidad sociopolítica en el país cafetero: el narcotráfico y la violencia. La obra también desarrolla la figura del migrante y la mujer, así como otros temas como la adolescencia y la sexualidad femenina.

Una publicación compartida de L (@leeyventura) el

Poncho fue, Sole Otero

Esta es una obra de la argentina Sole Otero, que narra la historia de una pareja que tiene una relación tóxica. De acuerdo con Otero, en entrevista con RTVE, "está contada desde el punto de vista de ella, que acaba convertida en una víctima, porque es manipulada psicológicamente por su pareja. Y la manipulación psicológica puede ser más dañina incluso que el maltrato físico”. De hecho, Poncho está inspirada en una experiencia personal de Otero.

"Dibujarlo me ha servido como una especie de catarsis y terapia postraumática. Fue muy complicado de realizar pero, a la vez, me ayudó muchísimo a superar la situación", afirma.

Esta novela no solo aborda el tema de la manipulación, también habla sobre los sentimientos de la víctima ante ese tipo de situaciones y la dependencia. Para ello, Soler juega mucho con una gran variedad de paletas de colores, para "acompañar los diferentes estados emocionales del personaje", menciona al mismo medio.

LatinAmerican Post | Diana Rojas Leal
Copy edited by Marcela Peñaloza

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…